Hola, me llamo Bruce y soy coruñés, aunque vivo en Madrid desde finales de 2012.

¿Por qué me mudé del paraíso a la locura madrileña? Pues por raro que parezca, por seguridad. La vida en el campo puede ser muy insegura para un gatito negro y yo aparecí en el campo. Más concretamente, aparecí un 23 de julio delante de la casa de los padres de mi humana. Era muy peque, tenía sólo unas tres semanas, y no recuerdo bien cómo llegué allí. Lo que sí recuerdo es verla aparecer al caer la tarde e ir corriendo hacia ella. Es uno de esos momentos que no se nos olvidará ni a ella ni a mí. Desde entonces no nos hemos separado. 

La vida en el campo estaba bien, aprendí a trepar por los árboles, corría por el campo, mordisqueaba hierbajos…. pero había demasiados gatos poco amistosos por allí. Intenté socializar con ellos mas no hubo manera, cada día me fungaban e intentaban atacarme. Yo sólo quería compartir algún que otro juego…pero nada. Por eso decidí aceptar la propuesta de mi humana y venirme a Madrid con ella. Así he podido crecer tranquilo y, de paso, conozco la capital.

Volvemos al campo todos los veranos, de vacaciones, y ahora que soy adulto ya me defiendo mejor de los gatos locales. Aun así, mi humana siempre está a mi lado para protegerme (y yo a ella). Somos un equipo. 🙂

Anuncios