Os cuento una historia: un gatito negro de menos de un mes abandonado un día de verano delante de una casa de campo desconocida. Una chica sale a ver qué es esa cosita negra en el muro y… ¡zas! pese a que ninguno de los dos creemos en el amor a primera vista, la adopto, me adopta y así hasta hoy, cuatro años más tarde.

Lo que no sabía yo cuando la adopté hace cuatro años es que a ella le habían diagnosticado alergia a los gatos varios años antes. Claro, mientras estuve al aire libre no hubo ningún problema, pero al llegar a Madrid… ¡uf! mi pobre humana no dejaba de estornudar y llorar. Un horror. Yo me temía lo peor… Seguir leyendo “¿Eres alérgico a los gatos? Esto te interesa”

Anuncios