Dicen que los gatos abandonados, especialmente los que han pasado hambre de pequeños, tendrán una obsesión con la comida durante toda su vida. No sé si esto se habrá comprobado científicamente, pero el caso es que yo siempre tengo hambre. Seguir leyendo “Hablemos de comida: soy un tragón”

Anuncios